miércoles, 30 de abril de 2014

Las utilidades de la traducción: la comprensión

Las utilidades de la traducción: la comprensión

Vivimos en un mundo globalizado, en el que transmitir nuestro mensaje se convierte en imprescindible si queremos que éste llegue a un mayor número de personas. Pero, teniendo en cuenta que en el mundo a día de hoy se hablan prácticamente 7.000 lenguas, existe un paso fundamental por el que debemos regirnos si queremos alcanzar nuestro objetivo.




Hablamos de la traducción. Un servicio que cuenta con diversas utilidades y que hoy, en concreto, vamos a abordar centrándonos en una de ellas. Se trata de un rasgo muy útil y pragmático, que nos muestra por qué el rol de la traducción puede resultar tan importante en la sociedad actual.

Para ello, es interesante saber diferenciar entre los componentes que configuran el proceso de escribir, en primer lugar en nuestra propia lengua. Así, de su análisis se desprende que al escribir utilizamos fundamentalmente la creatividad y dejamos el análisis en un segundo lugar. Del mismo modo un aspecto vital como el de la comprensión ocupa el tercer puesto al escribir en nuestro idioma ya que al trabajar en nuestra lengua no nos es necesario conocer el significado de uno u otro término.

Sin embargo, esta clasificación cambia enormemente al realizar un servicio de traducción a otro idioma. De hecho, al trabajar en una lengua que no es la nuestra la comprensión pasa a ocupar el primer lugar, dejando de lado la creatividad, que ocupa el último lugar del ranking según esta medición.

Esta preocupación se hace evidente fundamentalmente en el proceso de tiempo que conlleva la asimilación de un texto, sus particularidades, mensajes e intenciones, a otro realizado en otro idioma. Por eso, los especialistas coinciden en afirmar que se produce una pérdida de calidad del nuevo texto, en un doble sentido: de un lado, cometiendo errores sintácticos o estilísticos y, a su vez, perdiendo calidad en lo que respecta a los contenidos, ya que el nivel de complejidad del texto disminuye ya que no podemos expresarnos con la misma calidad en una lengua extranjera.

Por eso, una solución altamente eficaz a la hora de no verse envuelto en esta vorágine es contratar los servicios de un traductor profesional. De esta forma, tanto el particular como la empresa se asegurarán de que el texto traducido posea la máxima calidad, tanto a nivel estilístico, como gramatical y de contenidos.
De igual manera, al contratar los servicios de traducción profesionales la adaptación del texto a otro idioma se evita la disminución de la complejidad del texto y los errores, manteniendo a la vez la calidad del original así como su riqueza. Una manera de concentrarse en el contenido del texto y no en la forma, pues la traducción se encarga de mantener sus principios.


Una apuesta y alternativa sin duda muy útil tanto particulares como para empresas. Así, al contar con los servicios de una traducción profesional, el contratante se asegura poseer un texto preciso y bien escrito, con toda la riqueza que le ofrece la traducción de su lengua original.