viernes, 16 de mayo de 2014

Las claves a la hora de traducir tesis doctorales

Las claves a la hora de traducir tesis doctorales

Sólo en la Universidad Complutense de Madrid en el último año se defendieron 715 tesis doctorales. Se trata de la institución universitaria que concentró un mayor número de defensas de estos trabajos, a la que le siguen la Universitat de Barcelona y la Universidad Autónoma de Barcelona, con 528 y 509 trabajos de similares características cada una.

traducciones de tesis




Unos datos que nos indican las altas tasas de producciones científicas que se desarrollan en España y un mercado importante para los servicios de traducción profesionales. ¿Por qué? Puede que muchos de ustedes se hagan esta pregunta. Las tesis doctorales suelen ser redactadas en la lengua oficial del país en que se defienden. No obstante, una parte de ellas contienen, en su mayoría, un resumen traducido en otro idioma.

Es el caso de todos aquellos trabajos que pretendan obtener la Mención Europea de Calidad. En este sentido, bien la introducción, bien las conclusiones de la tesis deben ir traducidos en uno de los idiomas vigentes en la Unión Europea. Un requisito imprescindible para alcanzar este reconocimiento y que mueve a muchos doctorandos a realizar traducciones autónomas o a acudir a servicios profesionales de traducción.

En este sentido, los aspectos clave a la hora de desarrollar una completa traducción son el conocimiento del tema del ámbito en el que se desarrolla el trabajo, el grado de especialización del texto, el público al que va dirigido y el sentido final de la tesis. Por norma general, el estudiante proporciona el texto que quiere traducir pero hay circunstancias en las que este trabajo debe ser revisado y reescrito.

Por ello, lo fundamental es en primer lugar cotejar el campo. No es lo mismo la traducción de las conclusiones de una tesis sobre literatura que una tesis en física cuántica. A partir de ahí, el grado de especialización del texto tampoco debe confundir al traductor. Esto es así por los textos literarios, por ejemplo, también esconden sus particularidades, a pesar de que a simple vista puedan parecer sencillos.
Es por ello que dar con el sentido del texto, esto es, con lo que el autor pretende transmitir al receptor del mismo, es la clave principal del trabajo de la traducción. En una tesis y en cualquier texto pero en este caso concreto se trata de un rasgo fundamental.

No hay que olvidar que este tipo de trabajos suelen ser defendidos ante un tribunal que en ocasiones es de carácter internacional, por lo que el texto que ha llegado a sus manos debe contener la esencia del trabajo para que éste obtenga la máxima calificación.


Con todas estas claves la realización de traducciones de tesis doctorales se encuentran en un punto más próximo a alcanzar sus objetivos: primar de calidad el texto resultado del trabajo traductor que contenga las características, especificaciones y sentido con el que se quiere llegar al lector del mismo.