viernes, 6 de junio de 2014

Cualidades de un intérprete profesional de idiomas

Cualidades de un intérprete profesional de idiomas.


En un mundo cada vez más globalizado, en el que la comunicación juega un papel fundamental en las mediaciones entre países, empresas y personas individuales, los intérpretes de idiomas se sitúan como profesionales imprescindibles y muy valorados en cada vez más ámbitos. 


interprete profesional idiomas




A menudo, las dificultades que entraña su trabajo hacen que los intérpretes de idiomas tengan un perfil muy definido y unas cualidades muy concretas que se ganan con la práctica y la experiencia, pero que también dependen en gran medida de ciertas habilidades personales: 

Dominio de los idiomas pasivos y activos: El intérprete de idiomas debe conocer a la perfección su lengua materna o activa, y tener una compresión muy alta de la lengua pasiva (es decir, aquella a traducir). Ello implica una gran riqueza de vocabulario y capacidad para comprender sus diferentes matices. 

Capacidad de retención: A menudo, los intérpretes deben retener mucha información antes de poder transmitirla, por lo que la memoria a corto plazo juega un papel fundamental a la hora de realizar su trabajo. Una buena capacidad de concentración o una técnica efectiva para tomar notas son unos de los mejores aliados de los intérpretes.

Capacidad de síntesis: La traducción palabra por palabra no es la más recomendable, por lo que el intérprete adapta el mensaje a la lengua a traducir de forma clara y concisa.

Conocimiento de la actualidad y de diferentes temas: Los intérpretes profesionales tratan a menudo temas de actualidad, por lo que la constante formación y el hecho de informarse previamente caracterizan al buen intérprete de idiomas. 

Buena dicción: Es importante que el intérprete tenga una buena dicción, una correcta pronunciación y sepa proyectar su voz de forma clara. 

Debido a las características de su trabajo, que exige concentración, el dominio de varias lenguas y el seguimiento de la actualidad, los intérpretes son normalmente personas ágiles y despiertas, que nunca dejan de aprender.