lunes, 21 de julio de 2014

Un plus de las agencias de traducción internacionales: la asesoría especializada


Un buen servicio de traducción comienza siempre con un correcto asesoramiento. El papel del traductor profesional no consiste solamente en traducir un idioma por otro, sino también en asesorar al cliente en lo referente al posterior uso de sus documentos teniendo en cuenta las necesidades propias del país de destino.

asesoria especializada agencia de traducción internacional




Una de las características de un buen traductor es saber adaptarse a las particularidades de cada encargo y a las necesidades propias de cada cliente. Así, su trabajo comienza con el estudio de cada caso en concreto y no finaliza hasta que el cliente haya recibido el asesoramiento necesario para poder hacer uso del documento traducido.

Previsión y elaboración de presupuestos: Los traductores profesionales están capacitados para calcular el volumen de trabajo que les puede llevar un encargo, y a partir de ahí señalar plazos de entrega y elaborar presupuestos.

Recomendaciones en torno al estilo: Es importante, por ejemplo, al traducir literatura, Curriculum Vitae o campañas de publicidad. Los traductores están familiarizados con la cultura propia del idioma a traducir y pueden recomendar ciertos cambios que mejorarían el material una vez traducido.

Asesoramiento en lo relativo a trámites y procedimientos: Es especialmente relevante al tratarse de traducciones de documentos legales, como patentes, contratos, etc. En estos casos, es importante que el traductor conozca los procedimientos legales y aquellos trámites para realizar el proceso de la manera más ágil y eficaz posible.

Es por ello que cada vez más empresas y particulares demandan los servicios de empresas de traducción internacionales, como Alphatrad, que cuenta con profesionales de la traducción a más de 100 idiomas y dialectos residentes en diferentes países del mundo. 

A menudo, una correcto estudio previo del documento a traducir puede garantizar que se haga un uso adecuado del mismo y que el cliente no se encuentre con posibles problemas o gastos adicionales