lunes, 28 de julio de 2014

Problemas y aciertos de la traducción inversa o back translation

La traducción inversa consiste en traducir un documento que ya había sido traducido previamente a otro idioma de nuevo a su idioma original. El objetivo es comparar la traducción y el original para detectar errores y omisiones, y asegurarse de que sean lo más cercanos posible. Aunque este método de corrección cuenta con muchos detractores, es muy usado en los ámbitos científicos, en los que la precisión es más importante que el estilo.

back translation




Principales limitaciones


La traducción inversa no mide realmente la calidad de una traducción, sino su precisión y rigurosidad. Por ello, no es muy recomendable usar este método para comprobar la calidad de una traducción literaria, ya que en muchos casos el uso de palabras diferentes o giros lingüísticos propios de una determinada lengua, aun no siendo totalmente fieles al texto original, mejoran la traducción de un texto. Sin embargo, su uso sería considerado un error siguiendo el método de la traducción inversa. 

También debemos tener en cuenta que existen gran cantidad de palabras o formas lingüísticas que no tienen traducción literal en otros idiomas. ¿Qué ocurre cuando un idioma tiene más vocabulario que otro? ¿O un sistema diferente para crear formas plurales o diferenciar el género de las palabras? La corrección siguiendo el método de la traducción inversa genera muchos problamas al comparar lenguas que difieren mucho entre sí.

Una herramienta muy usada en el campo de la medicina


La rigurosidad es muy importante al traducir textos relacionados con la medicina, ya sean artículos de investigación, estudios clínicos, formularios para los pacientes, etc. La traducción inversa se convierte en una excelente herramienta para detectar posibles errores de significado y omisiones y asegurar que el texto final tenga exactamente el mismo significado que el original.


Normalmente, la traducción inversa forma parte de un largo proceso de corrección y edición, que comienza por la propia corrección del texto original y no termina hasta que se asegura una correcta y eficaz traducción del mismo.