lunes, 18 de agosto de 2014

La traducción a mandarín, un servicio en auge


Hace pocos días veíamos cómo China invertía en Argentina miles de millones de dólares. Un signo del bienestar económico que atraviesa la segunda potencia más importante del mundo y que supone un modelo de negocio para muchos países y mercados, el español incluido. Por ello, no es de extrañar que la traducción al mandarín esté registrando unas cuotas más elevadas que nunca.

la traducción al chino mandarín








Pero, ¿cuáles son las claves de este idioma? ¿Cómo adaptar los productos y servicios de una empresa española a él? 

Como todos sabemos, la dificultad de aprender esta lengua es mucho más complicada que idiomas como el inglés o el español: una gran cantidad de signos y símbolos y distintas pronunciaciones hacen de él un idioma que se resiste a ser extensamente aprendido a pesar de ser hablado por más de 1.200 millones de personas.

Por eso, lo mejor es dejarse guiar por los servicios de traductores especializados, que nos ayudarán a dotar de calidad nuestros textos traducidos y de que éstos lleguen a mercado chino transmitiendo el mensaje que pretendemos.

De hecho, las exportaciones registradas en España hablan –mucho y muy bien- del calado de nuestros productos y servicios en el mercado chino, por lo que se debe cuidar mucho la comunicación en este idioma.

Para ello, lo primero es contar con un mensaje claro y que contenga los valores de nuestra organización o negocio. El mismo debe estar traducido al chino mandarín de manera correcta y contener corrección idiomática, sintáctica y ortográfica. Asimismo, deberá estar dirigido a su público objetivo concreto, pues no es lo mismo que el destinatario sea el consumidor final que un distribuidor.

En lo que respecta a éste último, cada empresa española que decida apostar por exportar al mercado chino debe tener en cuenta las características del comercio internacional, y traducir los documentos pertinentes a este idioma. Ello le permitirá ahorrarse disgustos en lo que respecta a aduanas, aranceles, etc.

Y finalmente, la empresa exportadora debe apostar por la realización de una traducción de calidad a la vez que le demuestre un trato adecuado y le dé garantías. Por ello, es imprescindible contar con un servicio de traductores especializados, que tengan experiencia en el mercado chino y en la traducción de distintos tipos de documentos.

Sólo así obtendrá los objetivos que se propone accediendo a este gran consumidor que es el mercado chino. Y saldrá satisfecho de él.