martes, 23 de septiembre de 2014

Claves para la correcta traducción de las audioguías turísticas

Mantener la atención de los visitantes en museos, monumentos históricos o cualquier otro tipo de instituciones es muchas veces un reto. Por ello, las guías electrónicas personalizadas son un elemento cada vez más usado, ya que permiten al visitante tener cierta flexibilidad en lo referente al ritmo de la visita. Normalmente, estas audioguías ofrecen gran cantidad de información en muchos idiomas diferentes. ¿Hasta qué punto juega la traducción un papel importante para asegurar su éxito? A continuación presentamos una serie de características que no deben faltar en la traducción de estas guías turísticas.

traducción de las audioguías turísticas




Facilitar un discurso fluido: los profesionales que se encargan de traducir las audioguías deben tener en cuenta que los textos van a ser posteriormente leídos y grabados por locutores. Por lo tanto, deben redactar un texto final que facilite una lectura fluida, con un ritmo ágil y numerosas pausas. Debemos tener en cuenta que en las visitas a museos y exposiciones se presenta una gran cantidad de información y datos, por lo que una lectura suave con una dicción clara ayudan a mantener la atención del visitante.

Adaptarse a las características de cada idioma: Las traducciones de audioguías buscan ser lo más fieles posibles a sus originales, para así respetar la información y el estilo que las instituciones quieren transmitir. Sin embargo, y como ocurre normalmente en los trabajos de traducción, es necesario adaptarse a los giros y características del nuevo idioma.

Un texto final interesante, informativo y educativo: el traductor tiene la posibilidad de contribuir a mejorar el texto y ofrecer una buena visita del museo, catedral, exposición o cualquier institución a la que haga referencia la audioguía.

Además, es una buena idea centrarse en las particularidades del público objetivo al que se dirigen. En ocasiones, datos que pueden resultar poco interesantes o innecesarios para cierto tipo de público lo son para otros, ya que por cultura o edad los desconocen. Así, no deben presentarse los datos de la misma manera para niños o adultos, o para turistas que vienen del país vecino o de otro continente.

Respetar los tiempos: La escucha del texto final debe durar más o menos lo mismo que la del original, ya que el museo redacta los textos de la audioguía teniendo en cuenta los ritmos de la visita. Así, el traductor debe tener en cuenta la velocidad de habla propia de cada idioma para adaptarse a los tiempos preestablecidos.


            La traducción de las audioguías es un servicio demandado hoy en día, ya que son cada vez más utilizadas en todas las partes del mundo. A menudo, la traducción de audioguías se suele encargar a empresas de traducción internacionales, ya que pueden realizar la traducción a todos los idiomas que se soliciten.