martes, 9 de diciembre de 2014

A vueltas con la traducción automática de textos

La traducción es un trabajo que cumple muchas funciones, lo que le otorga un rango destacado y de responsabilidad. Ello se debe a que son muchas las actividades que derivan del trabajo del traductor. En este sentido, no es de extrañar que el desarrollo de las nuevas tecnologías haya traído consigo distintas plataformas y aplicaciones que promuevan la traducción simultánea.

Una de estas soluciones, de patente española, ha sido galardonada a la mejor tesis del año por el Localisation Research Centre (LRC), premio que concede la universidad de Irlanda Limerick.


Avances tecnologicos en la traducción automática de textos






Este reconocimiento es especialmente relevante, pues se trata de uno de los ámbitos de referencia mundial del sector de la traducción y la interpretación. Así, el trabajo de Jesús González Rubio, investigador valenciano, abordan el desarrollo de nuevas y poderosas metodologías para la traducción automática de textos.

Un elogio a una tesis doctoral en materia de traducción que se ha convertido en tecnología fundamental, pues vivimos en una sociedad multilingue en la que este trabajo especializado es muy importante.

De esta manera, Microsoft Irlanda ha premiado una investigación en la que se busca la mejora de los gastos de traducción, al reducirlos notablemente. Una solución especialmente eficaz en el ámbito de las empresas, aunque desde el propio organizador se sostiene que se trata de un proyecto con una implantación

¿Y en qué consiste exactamente este avanza? En concreto, a través de metodologías que reducen los tiempos empleados para la traducción así como el coste de la misma. Basadas en algoritmos, que ofrecen desde la traducción directa de textos para usuarios no profesionales hasta llegar a informes de calidad de traducciones automáticas.

Para el primer ejemplo, la tesis desarrolla traducciones de diferentes traductores automáticos, de los cuales se desprende un texto final con los mejores resultados de cada uno de ellos. En el segundo, se aplica un nivel de calidad o palabra determinada. A partir de ella se establece un análisis visual que indica al usuario dónde se debe fijar para componer el texto final.

De la misma manera, el estudio permite una ayuda complementaria a los usuarios, los cuales pueden contar con un apoyo que se encargue de la revisión automática de los textos. Herramientas, en ambos casos, que son capaces de aprender autónomamente de una traducción a otra, adaptándose con inteligencia a cada circunstancia.


Así, no es de extrañar que la importancia de la traducción automática sea cada vez más destacada, no solamente en el ámbito empresarial. Sin embargo, los avances tecnológicos nunca pueden sustituir las cualidades del trabajo del profesional de la traducción, ya que este consigue obtener un sentido determinado a los textos y una calidad a la que no llega las soluciones tecnológicas que se están desarrollando en la actualidad.