jueves, 5 de febrero de 2015

Claves a la hora de traducir un folleto publicitario

La publicidad y el marketing son dos sectores muy relacionados con la traducción. Ello se debe tanto al influjo que tienen otras economías con respecto a los países de habla hispana como a las necesidades de traducción que existen en el mundo actual, donde gracias a Internet y a las nuevas tecnologías cada vez son más las iniciativas que optan por comercializar online a través de todo el mundo.



Traducir folleto publicitario




Sin embargo, existen iniciativas publicitarias que continúan siendo exitosas a pesar del auge del universo online. Una de ellas es la compuesta por los folletos publicitarios, que en España supuso una inversión de más de 500 millones de euros únicamente en 2014. Aunque la cifra disminuyó con respecto al año anterior, suma casi un diez por ciento de la inversión en publicidad en medios no convencionales.

Es por ello que se debe cuidar, y mucho, la traducción de dichos folletos publicitarios, la cual va a ser difundida en otros lugares ajenos a la procedencia de una empresa dada. Pero, ¿por dónde empezar a desarrollar coherentemente la traducción?

El lenguaje que utiliza el sector publicitario es conciso, impactante, sugerente. Todo ello busca llegar al receptor de la manera más rápida y más densa posible. De ahí que la primera tarea de la traducción sea cuidar ese lenguaje. Sobre todo teniendo en cuenta que a la hora de traducir un folleto publicitario la extensión del texto varía en función del idioma en que se está traduciendo.

Ello es perceptible en inglés, francés, castellano y alemán, por poner ejemplos concretos de la Unión Europea. Textos cuya longitud varía notablemente si comparamos un mensaje en alemán y en inglés, en castellano o en francés.

Del mismo modo, hay que cuidar el sentido del mensaje. De ahí que se deba contar con un traductor profesional que conozca a la perfección los usos de la lengua en la que se va a traducir el texto y pueda decidir cuando utilizar un vocablo es necesario y cuando este mismo término ha de ser sustituido.


Por todo ello el folleto publicitario y la traducción tienen una relación compleja que requiere de un profesional para mediar en ella. Del mismo dependerá el éxito del mensaje de dicho soporte de marketing, a partir del cual se generarán (o no) los objetivos previstos en el ámbito de la empresa o institución emisora de dicho folleto.