viernes, 2 de mayo de 2014

Traducciones técnicas y especializadas: elementos a tener en cuenta

Traducciones técnicas y especializadas: elementos a tener en cuenta


Una de las funcionalidades más específicas de un servicio de traducción son las llamadas traducciones técnicas y especializadas. Esta particularidad es muy frecuente en determinados sectores y puede realizarse sobre cualquier soporte, ya sean manuales, artículos u otro tipo de textos dirigidos a una comunidad específica.



Por traducción técnica se entiende aquella en la que el texto que contiene concentra una importante presencia de terminología específica y se dirige a un público muy especializado. Por este motivo, las traducciones técnicas necesitan añadir, al dominio de la lengua a la que el texto es traducido, un alto nivel de conocimiento de la temática que aborda el mismo.

En este sentido, un servicio de traducción técnica de calidad pasa por la realización de dicha traducción a través de la intervención de un profesional con formación académica y experiencia en el ámbito concreto que se va a traducir.
De hecho, la destreza técnica y profesional del traductor aportará al texto una mayor precisión en la elección de los términos técnicos adecuados y coherentes. De la misma manera, evitará que se cometan errores o inexactitudes por conocimiento de dicha materia en concreto.

Así, es posible que existan textos donde converjan especialidades distintas y este trabajo requiera de la coordinación de varios expertos en dichos sectores. Ello garantizará la calidad de la traducción y mantendrá su máxima calidad, aplicable a todo tipo de clientes.

Del mismo modo, a la hora de hablar de traducciones especializadas, nos referimos a aquellos trabajos enfocados en textos referenciales o académicos fundamentalmente. Los mismos –cuya función es meramente práctica- hacen necesario el uso de un lenguaje especializado y concreto y van dirigidos a un público concreto.

Así para que no quede duda la función una traducción especializada es transmitir de un idioma a otro a su alto contenido de frases y palabras ajenos al lenguaje de uso diario y/o cotidiano  dirigido a un segmento y publico especifico (y/o determinado). Por ello, esta clase de textos exige que nuevamente el traductor posea amplios conocimientos relacionados con dicha materia.

Estudiar los textos de origen y las necesidades del responsable de éstos se antoja fundamental en este sentido. De hecho, cada trabajo debe ser destinado a un equipo de profesionales concretos, en función de sus rasgos y características. Del mismo modo, la revisión de dichos textos es fundamental para aportar calidad a los mismos y asegurarse de que contienen el sentido específico por el que fueron formulados.