jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Qué dificultades se esconden tras la traducción de los subtítulos para sordos?

El subtitulado para sordos es un servicio que busca mejorar la calidad de vida de aquellas personas con déficit auditivo, que en su totalidad suman más de un millón de personas en España. Su traducción encierra ciertas dificultades, ya que se requieren conocimientos muy concretos y además entran en juego medios técnicos y diferencias en cuanto a la legislación y las normativas de los diferentes países. 

traduccion subtitulos para sordos




Plasmar cada sonido con palabras 

Los subtítulos para sordos intentan transmitir de la manera más fiel posible todo aquello que es importante para comprender el relato audiovisual. Transcribir los diálogos literalmente no es suficiente, sino que es necesario expresar cómo son el tono de voz, los acentos, los ruidos que hace cada personaje y un largo etcétera. Todo aquello que influya en el mensaje es susceptible de ser señalado en los subtítulos. Lo mismo ocurre con los sonidos: música, ruidos ambientales como pisadas, viento, etc. Es habitual encontrar ejemplos como los siguientes: 


 - Juan tose. Se escuchan los sonidos de sus pasos sobre la arena 
- Se abre la puerta con un chirrido

Los especialistas en este tipo de traducción audiovisual deben tener en cuenta las diferencias que existen entre el idioma de origen y el idioma a traducir a la hora de realizar su trabajo. En este caso, la traducción no engloba solamente los diálogos, sino toda la información anteriormente señalada. 


Principales dificultades 

El trabajo de los traductores especializados en subtítulos para sordos está muy condicionado a los medios técnicos. La gran mayoría de los subtítulos de este tipo se crean para películas, por lo que los traductores cuentan con el tiempo suficiente para realizar la traducción y corregirla posteriormente. Sin embargo, los subtítulos de algunos programas televisivos suelen hacerse prácticamente en directo, lo cual dificulta las tareas de traducción. 

También deben tenerse en cuenta las diferencias en cuanto a las normativas, que dependen tanto de cada país como de cada distribuidora o televisión. En España, por ejemplo, cada televisión tpuede decidir cuánta programación subtitulada para sordos emite, pero existe también una ley, la UNE 153010:2012, que regula el sector.


Características del trabajo de subtitulación para sordos 

Los traductores especializados en este tipo de traducción audiovisual dominan unas técnicas muy concretas para poder responder a las necesidades de las personas con déficit de audición. Así, por ejemplo, controlan que la velocidad de los subtítulos no supere la velocidad media de lectura, identifican correctamente a los diferentes personajes mediante códigos de colores, por ejemplo, y conocen cuáles son las descripciones de los sonidos que resultan más claras y evocadoras para los espectadores.